El crecimiento exponencial que ha tenido Netflix en los últimos años ha llevado a la compañía a necesitar constantes renovaciones en su oferta de entretenimiento. Nuevos documentales, series y películas se estrenan cada mes en la plataforma con producciones que se realizan a lo largo y ancho del globo. Por este motivo, la empresa también ha debido incorporar nuevos trabajadores que le permitan satisfacer las necesidades de su público.
Presente en más de 190 países, con miles suscriptores y una amplia variedad de idiomas, Netflix no solo necesita cubrir vacantes, sino que además necesita hacerlo atendiendo a esa diversidad que caracteriza a la empresa y sus contenidos.

Para solucionar su problema han creado la plataforma Hermes mediante la cual, los interesados en trabajar para la compañía pueden ponerse a prueba. La metodología es sencilla: quien maneje un idioma a nivel de traductor y se encuentre dispuesto a trabajar de forma remota, podrá probar sus habilidades en esta plataforma y acceder a la posibilidad de ser contratado por la empresa.

Mediante Hermes los usuarios se someterán a un examen online con distintas fases, en las que tendrán que demostrar sus conocimientos. Quienes alcancen un mínimo de 80 puntos de los 100 posibles, pasarán a la siguiente etapa.

  • ¿Qué se debe tener en cuenta antes de postular?

En primer lugar es importante considerar que traducir no implica simplemente trasladar el significado de cada palabra a otro idioma, sino que lo que se busca es que las traducciones tengan sentido y se adapten a las audiencias locales. Por lo tanto, tendrán mayores probabilidades de clasificar a las siguientes fases aquellos candidatos que demuestren habilidades para comprender al máximo el significado de los contenidos en los dos idiomas.

Las posibilidades para clasificar aumentan a medida que se obtienen mejores puntajes en el test de Hermes, pero también cuando los aspirantes a traductores hablen dos o más idiomas.

  • ¿Cuánto se puede ganar con este trabajo?

Las tarifas dependen del tiempo de traducción y del idioma empleado. El mejor remunerado es el japonés, que se pagará a una media de 30 dólares por minuto traducido desde el inglés a este idioma, pero la media general es de unos 10 dólares.

“>